Evitar los noviazgos violentos




Enamorarse es un presagio gratis/ una ventana abierta al árbol nuevo/ una proeza de los sentimientos/ una bonanza casi insoportable/ y un ejercicio contra el infortunio” (…) (Benedetti).

Ésta es una de las muchas versiones poéticas que existen sobre el enamoramiento, la otra, la más prosaica nos dice que es un estado de “locura temporal”, y seguramente debe ser cierto, porque sólo así se entiende que haya mujeres que mantengan relaciones tortuosas y conflictivas con hombres que las maltratan y humillan hasta niveles inconcebibles, hombres a los que después perdonan con la excusa de que son amadas por su verdugo y que los celos y las agresiones sólo son una muestra de ese amor y siempre con la secreta esperanza de que algún día cambiarán. 

Los noviazgos violentos son una constante en pleno siglo XXI y eso que hay quien afirma que las mujeres son diferentes en esta época, que ya no aguantan nada y que a la primera de cambio dejan al novio o al esposo si no está a la altura.
Sin embargo, las cosas no son así de fáciles.

Me contaba una amiga la historia de mala suerte que tenía su hija con los hombres, ya que siempre elegía mal, siempre se enamoraba del hombre equivocado y todos habían resultado unos auténticos patanes. No acababa de salir de un noviazgo tormentoso, cuando entraba en otro peor. Repetía una y otra vez el mismo patrón.

La realidad es que algunas mujeres sienten una atracción especial sobre determinado tipo de hombres. Los expertos consideran que se tiende a repetir la relación que tuvieron con sus padres en la niñez. Si ésta fue sana y equilibrada, así serán las relaciones futuras y lo mismo ocurre si fueron difíciles.

Esa conducta repetitiva pone de manifiesto una dependencia emocional ocasionada por esas carencias afectivas de la infancia y una gran necesidad de aceptación, que provoca además actitudes de sumisión y cambio de personalidad para agradar al otro.

Siempre en busca de otra oportunidad para que todo vaya mejor, esperando que el otro cambie, mientras que se va desarrollando una dependencia y necesidad del otro, casi enfermiza, además de un miedo tremendo a la soledad:

“Sin ti no soy nada/ sin ti niña mala/ sin ti niña triste” (Amaral)

No es que te quiera prohibir cuando tienes que salir/ no te quiero limitar cuando vas a algún lugar/ tienes que entender amor, quiero darte lo mejor/ pero cuando te me vas me dejas en soledad/ y no me pidas que no sufra que no soy nada sin tu ayuda” (Mickey Taveras)

Según Sandra Barilari, el ciclo de la violencia siempre tiene las mismas fases:

1. Etapa de acumulación de tensión
, que se manifiesta por insultos, reproches, escenas de celos y control, silencios prolongados, burlas, malestar constante y en aumento. 
2. Etapa del estallido de violencia, con todo tipo de agresiones físicas, golpes, rotura de objetos y amenazas. 
3. Etapa del arrepentimiento, con expresiones de perdón, promesas de cambio, interés sexual, regalos y una aparente “tranquilidad”.

Este ciclo es fácil de identificar y todas las víctimas lo conocen muy bien. Las mujeres tienen que entender que el problema de violencia proviene de la historia familiar de su pareja y que no tiene nada que ver con lo que ellas hagan o digan. Son conductas perniciosas que no aportan nada a la relación y que no son compatibles con el amor. 

(…) “desenamorarse/ es ver el cuerpo como es/ y no como la otra mirada lo inventaba/ es regresar más pobre al viejo enigma/ y dar con la tristeza en el espejo” Benedetti.

Lo cierto es que cuando existe amor verdadero, siempre se buscará el bien de la otra persona y se le aceptará y respetará tal cual es. 

“Si te quiero es porque sos/ mi amor mi cómplice y todo/ y en la calle codo a codo/ somos mucho más que dos” (Benedetti). Una relación dañina debe cortarse de tajo, no se puede estar justificando la violencia eternamente, hay que alejarse de esa persona y solicitar ayuda.

Según la ONU, en México ocho de cada 10 jóvenes percibe que existe violencia en el hogar y que siete de cada 10 mujeres entre 12 y 24 años han padecido algún tipo de violencia en su noviazgo

Estas cifras son alarmantes y la sociedad no puede permanecer ajena a las mismas. Urge poner en marcha mecanismos de colaboración entre todos los sectores para que la violencia sea erradicada de las familias, de los medios y de los espacios educativos

Es muy duro darse cuenta de que estos jóvenes, que someten a sus novias a maltratos físicos o psicológicos, son los hijos de mujeres maltratadas en el pasado y que no hacen sino repetir el mismo esquema con sus parejas. Es duro porque en ellos estaba depositada la esperanza de que se había realizado un cambio cultural en las relaciones de pareja y ya vemos que no es así y que aún hay mucho que trabajar al respecto.

“No sabrás todo lo que valgo hasta que no pueda ser junto a ti todo lo que soy”. Gregorio Marañón. Petra Llamas 

Publicado en La Jornada de Aguascalientes el 24 de febrero del 2012. 

Mail: petrallamasgarcia@gmail.com

Twitter: @PetraLlamas

Youtube: https://www.youtube.com/channel/UC9aYpMfchINwkzJpozbgE_g/videos

0 Comentarios