Los fallos de la educación virtual en la cuarentena por el COVID-19



 “(…) Escuela es, sobre todo, personas, personas que trabajan, que estudian, que se alegran, se conocen, se estiman (…) Nada de isla cercada de personas por todos lados”.

Paulo Freire describió una escuela donde las personas y sus relaciones con los demás estaban por encima de todo. Nunca imaginó que un virus movería la escuela a un ambiente digital, tal como la habían visualizado, desde hace años, los futuristas de la educación y donde el maestro y el alumno están solos, uno enviando y el otro recibiendo información. Como islas cercadas de personas o mejor dicho, como islas cercadas de personas distantes y en un mundo virtual.

Freire escribió:

Escuela es el lugar donde se hacen amigos, no se trata sólo de edificaciones, salas, cuadros, programas, horarios, conceptos. Escuela es, sobre todo, personas, personas que trabajan, que estudian, que se alegran, se conocen, se estiman (...) Nada de isla cercada de personas por todos lados. (...) Lo importante en la escuela no es sólo estudiar, no es sólo trabajar, también es crear lazos de amistad (…) En una escuela de este tipo va a ser fácil estudiar, trabajar, crecer, hacer amigos, educarse. Ser feliz”.

Todos pensaban que no habría problemas con la educación digital en este período de crisis. Era algo con lo que ya se venía trabajando, con cursos de capacitación en línea; con carreras que alternan el espacio el virtual y el presencial; con materiales digitales, de los muchos que ofrece la red; realizando enlaces con diferentes países, en directo o diferido, para tener acceso a conferencias, foros o congresos; o con el uso de las redes sociales para atraer la atención de los educandos. Así podríamos seguir citando las actividades virtuales con las que se ha estado trabajando. Parecía obvio, pues, que la digitalización había entrado en el mundo de la educación sin inconveniente alguno y que se tenía todo bajo control.

No obstante, cuando los gobiernos enviaron a los alumnos a sus casas, las tecnologías ya no parecieron ni tan buenas, ni tan divertidas, ni tan fáciles de utilizar. El caos inundó a maestros, alumnos y padres de familia. ¿Qué estaba fallando?

El confinamiento supuso una reorganización a todos los niveles y en muy poco tiempo. El fallo no lo tuvo la educación telemática, fueron una serie de circunstancias que se conjuntaron para que no funcionara tal como los expertos habían teorizado. No todos los alumnos tenían conectividad, ni computadoras o no alcanzaba para todos los miembros de la familia. Muchos padres trabajando en casa o sin trabajo. Maestros que se tuvieron que capacitar al vapor y algunos sin ninguna cultura digital. No hubo tiempo para evaluar si eran muchas, pocas o inadecuadas las tareas que se enviaba a los alumnos, y menos aún se pensó en el estado emocional de los niños, el de sus padres y el de ellos mismos. Por si fuera poco, los programas no estaban diseñados para impartirse en línea.

A los problemas anteriores se le debe agregar el tema de la lectura. Si los alumnos no saben leer bien, comprendiendo lo que leen, de nada servirá tener conectividad, dispositivos y unos planes y programas de estudio adaptados, porque nunca llegarán a la comprensión, al conocimiento, ni al juicio crítico.

Todo lo anterior se complicó aún más cuando entró en juego la ausencia de fuerza de voluntad y el nulo autodominio de muchos estudiantes, de manera que procrastinar se convirtió en la acción más frecuente durante esta cuarentena. 

Yo no le daría demasiada importancia a los fallos de la educación digital, porque el conocimiento que no se está adquiriendo se puede abordar más adelante, pero lo que no se puede recuperar tan fácilmente es el daño emocional que ocasiona el estrés, la violencia e inclusive el sentimiento de aislamiento. A esto último casi no se le ha dado importancia.

Muchos estudiantes han manifestado el deseo de volver a sus instituciones, por increíble que parezca, y es que, aunque “técnicamente” han estado en contacto con sus maestros y compañeros, les está afectando muchísimo dicho aislamiento. A las nuevas generaciones les encanta el mundo digital y podrían navegar por horas, pero no todos buscan aprender ahí, la gran mayoría lo hace por diversión. Hoy por hoy, en lo que a educación se refiere, prefieren el contacto físico y la interacción en el salón de clases.

Creo que el aula virtual seguirá siendo, por algún tiempo, el espacio de la instrucción corporativa y campo de la educación superior, pero la escuela la utilizará como una herramienta de apoyo únicamente. Las autoridades educativas tienen mucho que hacer todavía, para que realmente se llegue a este tipo de educación. 

Lo que se aprende al estar en contacto con otras personas y con el propio maestro va más allá del currículum escolar, por lo que hay que pensar en equipar las aulas adecuadamente, en diseñar programas que fortalezcan la lectura de comprensión y el razonamiento lógico, pero sobre todo hay que ayudar a construir una niñez y una juventud con valores que fortalezcan su espíritu, para que puedan gobernarse a sí mismos y enfrentarse sin temor a los retos que tendrán que superar en el presente y el futuro. Decía Steve Jobs:

“La tecnología no es nada. Lo importante es que tengas fe en la gente, que sean básicamente buenas e inteligentes y, si se les da herramientas, harán cosas maravillosas con ellas”. Petra Llamas

Publicado en La Jornada Aguascalientes el 8 de mayo del 20202

correo: petrallamasgarcia@gmail.com

Twitter: @PetraLlamas

Youtube: https://www.youtube.com/channel/UC9aYpMfchINwkzJpozbgE_g/videos



0 Comentarios