Desempolvando los Cuatro Pilares de la Educación



En el siglo XXI la educación se ve obligada a proporcionar las cartas náuticas de un mundo complejo y en perpetua agitación y, al mismo tiempo, la brújula para poder navegar por él.” Jacques Delors

El informe titulado, “La educación encierra un tesoro” (1966) fue elaborado por una comisión internacional dirigida por Jacques Delors, para entregar a la UNESCO. Este documento causó un gran impacto en el mundo de la educación, aunque fue el capítulo cuatro, titulado “Los cuatro pilares de la Educación” el que se llevó toda la atención.

Los cuatro pilares en cuestión son: aprender a conocer”; “aprender a hacer”; “aprender a vivir juntos” y “aprender a ser”. El documento también alude a la necesidad de estudiar durante toda la vida, porque ya no serán suficientes los aprendizajes básicos, por muy sólidos que hayan sido, por tanto, en el rubro del conocer también incluye el de “aprender a aprender”, así que en realidad podemos hablar de cinco pilares.

En lo personal prefiero llamarlos, como el propio documento lo menciona, cuatro aprendizajes fundamentales, cuatro vías del saber o cuatro pilares del conocimiento, que es una definición mucho más adecuada que la de llamarla pilares de la educación.

Los pilares de la educación han sido siempre los mismos, los padres o tutores, los maestros, la sociedad y el propio educando y  son los que sostienen la estructura, así que si uno de ellos falla, el resto se tambalea y los resultados no son sólidos.

Es precisamente eso lo que está ocurriendo en este momento. Tan concentrados estamos en incluir el aprender a conocer”; “aprender a hacer”; “aprender a vivir juntos” y “aprender a ser” en el currículum, que hemos dejado fuera la responsabilidad de los padres, de la sociedad y la del propio alumno en el hecho educativo, dejándosela toda al maestro y a las instituciones educativas. Es por ello que consideré un buen ejercicio analizar y recordar lo que realmente se postula con estos cuatro saberes, para que los auténticos pilares no se deslinden de su responsabilidad, sino que se apoyen con estas excelentes propuestas y fortalezcan la educación.

El “aprender conocer lo consideran medio y fin. El medio es conocer el mundo y poder comunicarse y el fin es el placer de comprender, aprender y descubrir. Es muy interesante la importancia que le dan a la cultura general como una forma de apertura a otros lenguajes y conocimientos. En este apartado se incluye el aprender a aprender que supone ejercitar la atención, la memoria y el pensamiento. Debo aclarar que ha sido muy grato redescubrir la importancia que le dan a la memoria y cito textual: Todos los especialistas coinciden en afirmar la necesidad de entrenar la memoria desde la infancia y estiman inadecuado suprimir de la práctica escolar algunos ejercicios tradicionales considerados tediosos”.

En el “aprender a hacer” aclaran que es indisociable del aprender a conocer”, aunque está más enfocado a la formación profesional. Es interesante la diferencia que establecen entre la calificación y la competencia en el trabajo, considerando esta última como más completa, porque incluye el comportamiento social, el trabajo en equipo, la comunicación y la capacidad de iniciativa y de asumir riesgos.  Se habla de que el futuro estará vinculado a la adquisición de la cultura científica sin descuidar las capacidades de innovación y creación.

En el “aprender a vivir juntos” hacen referencia a que en la actualidad se privilegia el espíritu de competencia y el logro individual, por lo que proponen el trabajo con objetivos comunes, libre de prejuicios y hostilidades, además de una educación con dos orientaciones, el descubrimiento gradual del otro, que supone también el descubrimiento propio y la participación en proyectos colaborativos, trabajos solidarios por los desfavorecidos, además de aprender a resolver conflictos de manera pacífica.

En el “aprender a ser” se quedan un poco cortos, para mi gusto, y el concepto es algo pobre. Proponen que hay que ofrecer a niños y jóvenes todas las oportunidades de descubrimiento y experimentación -estética, artística, deportiva, científica, cultural y social- Recuperar el arte y la poesía en la escuela y proporcionar una educación más cultural que utilitaria, además de concebirla como un todo.

Ha sido una actividad fascinante la de leer y analizar este capítulo porque he descubierto enfoques que había olvidado y con los que coincido plenamente. Creo que habría que revisar el cómo implementar adecuadamente esos cuatro maravilloso aprendizajes, porque, desde que salieron a la luz, se fueron diluyendo cuestiones esenciales y se han ido creando versiones muy diferentes al texto original. Hoy día, la educación se está convirtiendo en un bien al servicio de la economía, preparando empleados para el sector productivo, cosa que dista mucho de ser lo que la comisión y Jacques Delors pretendían con este documento.

Por otro lado, si seguimos considerando que aprender a conocer”; “aprender a hacer”; “aprender a vivir juntos” y “aprender a ser” son pilares de la educación, seguiremos descuidando los verdaderos apoyos sobre los que se sostiene la educación, los padres, maestros, sociedad y alumnos y nos enfocaremos únicamente en adaptar un contenido de acuerdo a las necesidades del entorno.

Es muy importante que los veamos como lo que son: cuatro aprendizajes fundamentales; las cuatro vías del saber que fueron desglosadas magistralmente, para lograr la formación integral del educando; los cuatro pilares del conocimiento con los que debemos formar una ciudadanía educada, pensante y con ética. Petra Llamas

Correo: petrallamasgarcia@gmail.com
Twitter: @PetraLlamas
Youtube: https://www.youtube.com/channel/UC9aYpMfchINwkzJpozbgE_g/videos

0 Comentarios